HOGAR ACOGEDOR Y MODERNO CON UN SOLO ELEMENTO: LA SILLA NÓRDICA 

No hace falta ser un experto en decoración para saber que el estilo nórdico está de moda. Espacios diáfanos, mucha luz, materiales naturales y, por supuesto, muebles con mucha personalidad, como por ejemplo, la silla nórdica. Las sillas nórdicas, sillones nórdicos y las butacas nórdicas son un elemento fundamental para lograr ese ambiente acogedor, relajado y hogareño que busca esta tendencia. Pero, ¿cómo decidir entre una silla nórdica, un sillón nórdico o una butaca nórdica? 

Aquí descubrirás algunas de las claves para poner en práctica el estilo escandinavo, las ventajas de un sillón nórdico o una butaca nórdica y todas las variedades de sillas nórdicas (sillas nórdicas de tela, sillas nórdicas negras, sillas nórdicas de colores, sillas de madera nórdicas, etc.). Además, encontrarás muchas opciones para encontrar aquella que mejor se adapte a tu presupuesto y, por supuesto, también algunas sillas nórdicas baratas para que presumir de salón sea todavía más fácil. 

Así que ponte cómodo y presta atención que esto te va a gustar seguro. ¡Empezamos!

por página
Mostrando 17 - 24 de 90 items
Mostrando 17 - 24 de 90 items

La silla nórdica, la manera más sencilla de sumarte al estilo de moda

La decoración de estilo nórdico o escandinavo se caracteriza por su elegancia, exclusividad y modernidad. Es curioso como todas estas características quedan tan patentes en una silla nórdica. Sus formas lineales, sus diseños sencillos y sus materiales que emulan la naturaleza, hacen que las sillas nórdicas sean una demostración más de que, para transmitir calidez y estilo, se necesita muy poco. Otro ejemplo, son los sillones nórdicos y las butacas nórdicas. Así pues, añadir una silla nórdica a tu salón o comedor le darán un plus de personalidad sin tener que realizar grandes cambios ni cambiar el resto de los muebles. 

Además de una forma sencilla de conseguir un hogar digno de revista, gracias a nuestra gran variedad, también puede ser una manera muy económica. Encuentra diversas posibilidades de sillas nórdicas baratas, combínalas con tu mesa de comedor de madera o tu salón luminoso y… ¡listo! El estilo escandinavo es minimalista, por tanto, no necesitas muchos muebles para lograrlo, tan solo, necesitas los muebles adecuados. Por eso, es muy importante que los escojas con atención y valores todas las opciones. Nosotros te recomendamos tres: una silla nórdica, un sillón nórdico o una butaca nórdica. 

Qué silla nórdica lleva tu nombre: silla nórdica de tela, negra, de colores o de madera

La silla nórdica por excelencia es la silla Eames, un modelo que se remonta al año 1950, con formas redondeadas, asiento de color blanco y patas de madera. Sin embargo, en la actualidad, es muy común encontrarla de todos los colores de la paleta cromática. Sí, encontrar sillas nórdicas de colores es posible. De hecho, encajan muy bien con los comedores blancos para darle un toque de frescura y alegría. Aun así, si quieres salirte del color blanco, pero deseas mantener un estilo sobrio y elegante, las sillas nórdicas negras son tu mejor opción. 

También existen otras variedades de sillas nórdicas que juegan con los materiales, como por ejemplo, las sillas nórdicas de tela y las sillas nórdicas de madera. Las primeras, aportan un extra de calidez y son una posibilidad muy versátil puesto que puedes encontrar sillas nórdicas de tela de multitud de materiales, colores y estampados. Las segundas, son del material protagonista del estilo escandinavo: la madera. Así pues, las sillas nórdicas de madera son una elección ideal para los que apuestan por la tradición de esta decoración.

Un sillón nórdico o una butaca nórdica: dos posibilidades con diferentes ventajas

Cada estancia es única según su espacio, su luz, su distribución y, sobre todo, según el uso que le da cada uno. Antes de decidir entre una silla nórdica, un sillón nórdico o una butaca nórdica, es necesario reflexionar sobre el sitio que estos elementos van a ocupar en tu hogar. Es decir, si formarán parte de tu salón, tu comedor o, por ejemplo, tu despacho. 

  • Butaca nórdica. De estilo minimalista, elegantes y sofisticadas, las butacas de estilo nórdico aportarán clase a cualquier habitación. Además, son asientos muy cómodos y no demasiado grandes. Por eso, son una muy buena opción para los despachos o salas de estudio. Las últimas tendencias señalan a las butacas nórdicas de tonos pastel o grises. 

  • Sillón nórdico. Nada como un buen sillón nórdico para descansar y recuperar energías. Al lado del sofá o junto a la ventana, será el lugar idóneo para pasar largas tardes de lectura y dejarse envolver por su mullido tapizado. Escoge un sillón nórdico tapizado en piel o en tela y aporta una elegancia atemporal a tu salón.